Mitos y realidades de las motos chinas

La marca Benelli es propiedad de Keeway La marca Benelli es propiedad de Keeway

Es posible que hayas escuchado constantemente que las motos chinas son una basura, que no tires tu dinero y muchas cosas más, pero ¿en realidad es así?

Comencemos por desmitificar, las motos chinas, que pueden ser completamente importadas o solo las piezas y luego ensambladas en México es verdad que no son productos de alta calidad, el precio lo refleja indudablemente. No puedes suponer que una moto de 125cc que cuesta la tercera parte de lo que una japonesa será de igual calidad.

Marcas como Kurazai, Lifan, Hisun, por mencionar algunas son productos que se importan casi en su totalidad armados (es decir, no tienen plantas ensambladoras en México), sus centros de servicio son limitados y usualmente se distribuyen en tiendas de autoservicio. Este puede ser un tema delicado pues no tendrás todo el soporte de la marca en el momento que lo necesites.

Otras marcas como Carabela, Dinamo o Italika, tienen partes de procedencia china aunque son ensambladas en nuestro país. La ventaja en este caso es que los centros de servicio son más comunes y eventualmente la provisión de refacciones está garantizada un poco más.

No todo lo chino es malo, me dijo una vez un cliente de ese país. "En china se hace lo que el cliente pide, si pide calidad obtendrá calidad (a muy buen precio), pero si el cliente pide un producto barato con tal de abartar todos los costos, es imposible obtener calidad de ello".

De tal manera, y como dice el refrán, "hasta en los perros hay razas", así que de tal manera es posible que puedas encontrar motos chinas con algo de calidad, por ejemplo las motos Keeway o Vento, la cuales deben pasar por normas europeas y norteamericanas respectivamente, con lo cual podrías tener una certificación un poco mayor, aunque en el caso de Vento sucede que tampoco tiene una red de distribuidores ni centros de servicio muy grande en México y no se limitan a motos de pequeña cilindrada, por ejemplo Keeway, adquirió la marca italiana Benelli y produce una moto de 600 cc también hecha en sus factorías. Por otro lado, hay marcas como Yamaha que maquilan algunos de sus productos en aquel país, desde luego bajo la supervisión y control de calidad de Yamaha.

Un escalón arriba tenemos a las motos indias, marcas como Bajaj o TVS (en México) respresentan un estándard mayor donde hay mayor cuidado en los detalles (sin llegar al esmero japonés), en los materiales y calidad de ensamblado. El precio, también incrementa y desde luego queda justo en medio de las chinas y las japonesas.

La calidad pues, está relacionada con el precio. Los materiales plásticos por ejemplo son más frágiles, los metales más proclives a la corrosión, el ensamblado, casi en cualquier caso, con muchas deficiencias; el motor, con potencia menor a su equivalente japonesa y con una vida más corta, todo parece en contra es cierto, pero el punto a favor es el irresistible precio (y la posibilidad de pagarlo en cómodos paguitos). Desde este punto de vista es justificable que por un tercio del precio de la japonesa, obtengas la tercera parte de la calidad, ¿cierto?.

La verdad es que, no todos los que se compran una moto china se van a "enganchar" en el motociclismo, si es así, te aseguro que en un par de años ya pensarán en "subir" de cilindrada y, casi por seguro, de marca, por lo que pensar en una moto china como una primera opción para quien jamás ha montado en moto no suena tan descabellado, pues la inversión no es mayúscula.

Hay fieles seguidores de estas marcas y, como también dice un dicho "todo mundo habla según le va en la feria" es verdad también que seguramente hay muchos quienes han padecido pocos problemas con sus motos o que por el contrario, les han resuelto muchos problemas en su día a día, gracias a ello, a la accesibilidad de estas motos, es que muchas marcas de mediana y alta cilindrada pueden tener más prospectos cada vez. La población de motocicletas en México ha crecido de gran manera en los últimos cinco años y esto es en gran medida por la proliferación de motos asiáticas e indias.

Así que cuando me preguntan si alguien debería comprarse una moto china o debería considerarla les diría que ¿por qué no? si su interés es tenerla un corto tiempo y para traslados no tan demandantes bien podría ser una opción, a la usanza muy actual de úsese y deséchese.

Deja un comentario

volver arriba