2.4 Cruceros

Cruceros con motocicleta Cruceros con motocicleta

El mayor potencial de conflicto entre usted y los demás vehículos se produce en los cruces. Un cruce puede estar en el centro de una zona urbana o en una entrada de vehículos en una calle residencial —en cualquier lugar donde el tráfico pueda cruzarse en su camino—.

Más de la mitad de los choques entre motocicletas y automóviles son causados por automovilistas que no respetan el derecho de paso del motociclista. Los principales peligros son los automóviles que doblan a la izquierda delante de usted, incluidos los que doblan a la izquierda desde el carril a su derecha y los que se incorporan a su carril desde calles laterales. Es fundamental que en los cruces use la Técnica SEE.

Cruces Grandes

No hay garantías de que los demás lo vean. Nunca cuente con el “contacto visual” como indicio de que un conductor le cederá el paso. Con demasiada frecuencia, el conductor mira al motociclista y aun así no logra “verlo”. Los únicos ojos en los que puede confiar son los suyos. Si es posible que un automóvil se cruce en su camino, dé por sentado que lo hará. Los buenos conductores siempre “están a la pesca de problemas” —no para tenerlos, sino para evitarlos—.

Aumente sus probabilidades de que lo vean en los cruces. Conduzca con el faro delantero encendido y en la posición del carril que brinde la mejor visualización del tráfico que circula en dirección opuesta.

Cruces ciegos

Si se aproxima a un cruce ciego, pase lo antes posible a la parte del carril que le ponga en el campo visual del otro conductor. En esta ilustración, el motociclista se desplazó a la parte izquierda del carril —lejos del automóvil estacionado— para que el conductor en la calle transversal pueda verlo lo antes posible.

Recuerde, la clave es poder ver lo más posible y mantenerse visible para los demás al mismo tiempo que protege su espacio.

Cruces ciegos

Si tiene una señal de alto o una línea de alto, primero deténgase ahí. Luego avance poco a poco y deténgase de nuevo, justo antes del punto donde el carril de cruce de tránsito se cruza con el suyo. Desde ahí, incline su cuerpo hacia delante y mire a su alrededor los edificios, automóviles estacionados o arbustos para ver si se aproxima algo. Mientras mira, asegúrese de que su rueda delantera no esté en el carril de cruce.

Cómo rebasar automóviles estacionados

Cuando rebase automóviles estacionados, manténgase a la izquierda de su carril. Así evitará los problemas causados por alguien que abra una puerta, por los conductores que salgan de su automóvil o por la gente que cruce entre automóviles. Si hay tráfico en la dirección opuesta, generalmente lo mejor es quedarse en la parte central de su carril para maximizar su margen de seguridad.

Puede producirse un problema más grave cuando un conductor que estaba estacionado se incorpora al carril sin fijarse si viene tráfico por detrás. Aunque mire, es posible que no lo vea a usted.

En cualquier caso, el conductor puede cortarle el paso. Disminuya la velocidad o cambie de carril para dejar espacio a cualquiera que pudiera cortarle el paso.

Los automóviles que giran en U repentinamente son los más peligrosos. Pueden cortarle el paso por completo, bloquear todo el camino y no dejarle nada de espacio. Como usted no puede saber qué hará un conductor, disminuya la velocidad y atraiga la atención del conductor. Toque la bocina y avance con cuidado.

Autos estacionados

Estacionamiento en paralelo

Estacione en ángulo con el borde de la acera (banqueta); su rueda trasera debe tocar el borde.

 

Deja un comentario

volver arriba