El sueño americano

Hace 40 años el sueño de cualquier piloto norteaamericano era vencer a los pilotos de Europa. Nombres como Joel Robert, Torsten Hallman y Roger DeCoster eran los mejores pilotos del mundo y su dominio de este deporte (motocross) era indiscutible.

 

Fue un poco sorprendente cuando los tres visitaron Estados Unidos para competir en la serie Trans-AMA en que los jóvenes lugareños como Brad Lackey, Bob Hannah y Marty Smith querían aprender. Para Lackey se volvió una obsesión.

En su adolescencia se trasladó a Europa y vivió en la República Checa, lloraba hasta dormirse soñando con un día ser campeón del mundo. Lo cierto es que después de una década de intentarlo Lackey ganó el Campeonato del Mundo FIM de 500cc en 1982 y su compatriota Danny Laporte ganó el Campeonato del Mundo FIM de 250cc, era el comienzo de una "historia dorada" que pilotos estadounidenses tendrían en la escena del GP, aunque sólo duró una década.

Para Laporte todo el sentimiento sobre las carreras en Estados Unidos creció con sus héroes de la infancia. Él sabía que el único lugar para correr estaba en Europa.

"Cuando era joven los chicos con los que estaba eran tipos como Roger DeCoster y Joel Robert y nos dieron todo el Cycle News (la publicación de motocicletas más grande en EE.UU.) y fue siempre ellos y volteabamos a los europeos para aprender más y que es por eso que quería correr en Europa. También el asuntos de que los eventos en Europa, tenían más historia. Me refiero a la atmósfera en la década de 1970 y 80, era en mi opinión la época dorada de motocross en América y Europa. Asisitías a una pista y había una multitud enorme, era realmente una gran cantidad de romance en ello, y tenía a los aficionados belgas en Bélgica y los aficionados franceses en Francia y los británicos en Inglaterra, todos con su estilo. En Estados Unidos es el mismo estilo en todas partes y no cambia en cualquier lugar, en Europa donde quiera que iba era diferente".

Donny Schmit, Trampas Parker y Bobby Moore ganaron campeonatos del mundo entre 1989 y 1994, dos de cada uno de Schmit y Parker y uno para Moore.

"Me encantó mi tiempo corriendo en Europa, y todavía me encanta volver y ver a tipos como Cairoli, o Paulin o Desalle. Es una gran serie y para muchos pilotos estadounidenses en mi época era un gran lugar para correr, pero algunos pilotos europeos también quería correr en Estados Unidos ".

Eso ha cambiado una vez más, y no hemos visto en años a un piloto de motocross campeón del mundo competir en Norteamérica. Ahora el mejor piloto estadounidense Ryan Villopoto se ha trasladado a la clase MXGP y vuelve a poner en marcha ese sueño americano.

No se sorprenda de ver un gran interés por parte del público estadounidense en 2015, y que el interés será, sin duda, ver a pilotos americanos más jóvenes que deseen competir en Europa y en todo el mundo, al igual que Lackey hizo en la década de 1970.

 

Autor:

Geoff Meyer

www.mxgp.com

Deja un comentario

volver arriba